The next big (internet of) things

The next big (internet of) things

Comenzamos hace dos meses con Westinghouse y con esta sección llamada The Conference, dedicada a analizar conferencias como punto de partida para el análisis de temas relacionados con la economía, la tecnología y las start-ups. Empezamos con Guy Kawasaki hablando precisamente del arte de empezar , seguimos con Hans Rosling que nos mostró nuestro mundo a partir de una máquina mágica, la lavadora. Este mes que Westinghouse aborda en profundidad el Internet de las cosas, es el Doctor John Barrett del Cork Institute of Technology (CIT) quien nos dará una visión general de esto que me gusta resumir en el claim: “The next big thing is the internet of things”.
Permitidme la vanidad de crear el “Indicador Westinghouse-Conference” que podríamos definir como la cantidad de buenas charlas y conferencias sobre un determinado tema que podrían salir en esta sección, lo que parece directamente proporcional al nivel de popularidad de ese tema. Pues si hablamos del concepto Internet of Things (IoT) nuestro subjetivo indicador nos da bastante bajo. Pero no nos fiamos mucho de nuestra percepción y vamos al oráculo de nuestro tiempo en busca de respuestas, es decir a Google y en concreto a Google Trends, que nos muestra en gráficos la cantidad de búsquedas de una palabra o tema. Nuestro experimento es sencillo, buscamos Internet of things y lo comparamos con otros términos.

Ronda 1 – IoT vs Smart Cities

IoT siempre fué mucho más popular que el concepto Smart Cities (concepto en el que se está poniendo mucho énfasis en los programadas e I+D+i públicos y privados), y ambos están franco crecimiento. Claramente IoT es muy popular.

Ronda 2 – IoT vs Smart Cities vs Big data

Big Data es un concepto mucho más popular y que lleva más tiempo en las búsquedas de la humanidad conectada; deja a nuestros candidatos a hype como principiantes.

Ronda 3 – IoT vs Smart Cities vs Big Data vs Cloud Computing

Seguimos subiendo hasta las nubes con el Cloud Computing. No es para menos, revolucionaron la manera de gestionar nuestros sistemas informáticos, nuestros datos y dispositivos. Que se lo digan a Amazon que pasó de vender libros a vener “nubes”.

Ronda 4 – IoT vs Smart Cities vs Big Data vs Web 2.0 vs Web Semantica

Pero no olvidemos un término, Web 2.0, que ya suenan a viejo pero que en su momento describían la segunda era de internet, la web social. Hoy ya en horas bajas, substituida después por la nube (quizás la tercera era de internet) y veremos si el internet de las cosas toma el relevo, o no cuaja ni conceptualmente ni técnicamente, como le pasó a la web semántica.
Sí, en cierto modo hablamos de futurología, de la percepción social de una tecnología, su respectivo campo económico y su evolución futura; “Future Economy” que decimos en Westinghouse. Y en este campo hay un referente claro que se dedica profesionalmente a ello: Gartner. Cada cierto tiempo publican su conocido Ciclo del Hype, traducido como “Ciclo de sobre explotación”, y que consiste en que cada tecnología, con mayor o menor intensidad de expectativas y con mayor o menor velocidad, pasa por cinco fases: lanzamiento, pico de expectativas sobredimensionadas, abismo de desilusión, rampa de consolidación y meseta de productividad. Y adivinen donde sitúan IoT, pues en el punto más álgido del Hype, Forbes lo desgrana en este artículo, y por supuesto lo explica en detalle para sus subscriptores.gartner_iot

Asumiendo la interesante contradicción entre estar en el pico del hype y existir pocas conferencias sobre el internet de las cosas; demos un vistazo a nuestra elegida, la conferencia del Dr John Barrett. Al tratar un concepto tan abstracto como IoT tiene que explicarse desde el principio, en concreto desde Mosaic el primer navegador y toda la información que hemos generado en la web, en tan solo  dos décadas, y a la que primero los ordenadores personales y después los dispositivos móviles nos dan acceso. Pero ahora ha llegado el momento de sumar a esa ecuación el mundo físico, eso es Internet of Things. Este nuevo paradigma nos permitirá conectar cosas, controlar cosas, gestionar cosas, buscar cosas, jugar con cosas… Ponga usted en cosa lo que considere oportuno y trate de encontrar funcionalidades interesantes, es el agujero de buenos ejemplos (link al artículo de la semana anterior) lo que menos me agrada de ésta y otras charlas y artículos sobre IoT. El profesor Barret advierte también de la complejidad tecnológica, las posibilidades de hacking y la desaparición de la privacidad en un mundo IoT, una reflexión se agradece en medio del hype, pues es una preocupación razonable y que afectará al devenir del sector.

  • Tratemos por último de cubrir el hueco de los ejemplos de uso y aplicaciones reales, va un puñado:
    Click&Pizza un ejemplo sencillo, un botón en un imán en tu nevera te encarga una pizza a tu gusto, cargada en tu cuenta y entregada en tu domicilio con solo pulsar un botón
  • Kolibree, curioso caso de “quantified self” aplicado a un cepillo de dientes
  • Nest, adquirido por Google a principios de 2014 por $3200 M
  • Dropcam, cámaras de seguridad basadas en wifi es adquirida por Nest por $555 M
  • Smart Things, salida de Kickstarter con $1.2 M que pretende controlar las cosas, personas y espacios del hogar
  • Parker, plazas de parking monitorizadas para aparcar más rápidamente y no congestionar el tráfico
  • Intel compra el antivirus McAfee por la importancia de la seguridad de la Internet de las cosas

En resumen, estamos en un momento tecnológico en que podemos conectar infinidad de dispositivos a internet (IP v6 permite 3.4 * 10^38 direcciones IP), tenemos tecnologías maduras de conectividad muy variadas a corto (RFID, NFC, bluethooth), medio (wifi) y largo alcance (3G, 4G). Todo el mundo tiene un dispositivo móvil conectado y mucha información personal y de pago en servicios web. Si lo mezclamos todo podremos ofrecer nuevos servicios y productos basados en la conexión entre objetos, servicios y personas. Y si lo segmentamos y ponemos algún ejemplo veremos que no estamos tan lejos de esa realidad: wearables y el quantified self (relojes, pulseras, dispositivos de e-health), el hogar digital (gestión energética, automatización doméstica), las smart cities (movilidad, gestión ambiental), o el mundo industrial (RFID en almacenes inteligentes). Si todavía no veis la foto completa, es normal, el artículo de Wikipedia todavía está en construcción.
Como veis la internet de las cosas no tiene muchas certezas, está en discusión incluso hasta el término. Odio las guerras de términos tanto como adoro las guerras conceptuales. En este caso quizá el término no gane, quizá se queme, pero sin duda el concepto está ahí, va a cambiar nuestras vidas y todavía no sabemos muy bien ni como, ni para que, ni quien. Creo que a veces a esto se le llama escenario de oportunidad.

Comments are closed.